LCCI es como coloquialmente se está llamando a la nueva Ley 5/2019, de 15 de marzo, reguladora de los contratos de crédito inmobiliario.

Pero ¿qué es la nueva LCCI?

Es el nuevo marco jurídico que regulará la comercialización, contratación, concesión y ejecución de los contratos relativos a créditos o préstamos que, o bien estén garantizados mediante hipoteca u otro derecho real sobre bienes inmuebles de uso residencial, o bien, tenga por finalidad adquirir o conservar derechos de propiedad sobre terrenos o inmuebles construidos o por construir, siempre que el prestatario, el fiador o garante sea un consumidor.

A grandes rasgos y salvando ciertas excepciones, se puede resumir el párrafo anterior en que la LCCI ha creado las nuevas reglas de juego que se utilizarán a la hora de contratar un préstamo hipotecario para el común de los mortales (personas físicas, no necesariamente consumidores).




Y es que aunque todavía le quede mucho rodaje a esta Ley que está apunto de despegar (el 16 de junio de 2019 entra en vigor), se puede predecir que esta nueva norma siempre será de aplicación por defecto a cualquier contrato de financiación en el que intervenga una persona física y tenga una conexión con un inmueble, ya sea para adquirirlo o conservarlo –aunque no medie hipoteca-, ya sea porque sobre el inmueble recaiga una hipoteca u otro derecho real.

A partir de aquí, a este tipo de contratación con particulares se le exigirá el estricto cumplimiento de unas normas de protección a favor de éstos con el fin de garantizar sus derechos de ser correctamente informados y poder prestar un consentimiento fundado a la hora de suscribir estos productos. En otras palabras, esta nueva Ley busca asegurar que el particular tenga pleno conocimiento de lo que está contratando y de los riesgos que está asumiendo.

En próximos artículos, seguiremos hablando sobre otros aspectos de la LCCI.

En venta nuestro nuevo libro que trata sobre la LCCI.

No hay comentarios

Dejar una respuesta